jueves, 14 de mayo de 2015

Usar calzado abierto o cerrado


El zapato adecuado es el que se adapta al pie de cada persona.

Calzado cerrado, debe ser de materiales transpirables, por ejemplo, la piel. El calzado cerrado en condiciones adversas puede llevar a que salgan rozaduras, hongos y mal olor.

Calzado abierto,  con temperaturas y humedad elevadas es ideal ya que el pie transpira, el calzado idóneo es el que te protege los dedos y sujeta el talón y el empeine, pero si es muy abierto, como por ejemplo las chanclas hay que tener cuidado, porque no protege nada el pie y se corre el riesgo de torceduras

No hay comentarios:

Publicar un comentario