miércoles, 9 de diciembre de 2015

10 años mas tarde...

Lo que me pasó el miércoles pasado es para contarlo.

Yo cuando cumplí 18 años me puse a trabajar para ING Direct. Allí conocí a un chico con el que me llevaba muy bien. Al ser de los más jóvenes hicimos piña, los descansos, comer e incluso nos sentábamos en mesas contiguas.

Cuando pasó aquel verano yo me puse a estudiar y el continuó con su carrera.

Un año más tarde trabajé en el centro de Madrid y le avisé, estuvimos comiendo juntos y fue la última vez que volvimos a vernos.

El miércoles como cada día, al salir del trabajo voy en el mismo bus de siempre, pero en ese autobús el chaval que conocí en ING Direct.

Me quedé paralizada y mirándolo con descaro porque realmente no sabía si me reconocería o no, ¡HAN PASADO 10 AÑOS!, yo he cambiado mucho, pero el sigue siendo el que era. 

Se me pasó por la cabeza de todo, ¿le hablo o no le hablo?, ¿le digo hola o me limito a mirarlo como estoy haciendo ahora?, ¿me reconocerá?, y si me dice...perdona, te has equivocado.


Total, que no lo hice y a pesar de mi descaro no se percató de que lo estaba mirando un montón.
En ese instante recordé que lo tengo como amigo en Facebook, pues ni corta no perezosa, lo escribí en ese mismo momento. Investigando su Facebook, ví que no se conecta desde 2014, por lo tanto...lo llevo claro que me conteste...
Con una copa o tres cervezas le hubiera hablado.
Cuando llegue a mi casa estuve mirándome al espejo determinando si he cambiado y si me reconocería.

Si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia no dudes en escribir debajo de este post o a través de mis redes sociales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario