martes, 9 de febrero de 2016

Amigos y amistad

Según el diccionario, el amigo es una persona que sin ser de tu familia es la persona que esta contigo celebrando tus triunfos al igual que tus fracasos, te hace saber lo que está bien y lo que está mal.
Puedes conocer muchísimas personas a lo largo de tu vida pero al final solo unos pocos se merecen el título de amigos, lo otros son bellos recuerdos que te proporcionaron risas y felicidad, pero los verdaderos amigos siguen ahí para no dejarte caer.

El diccionario también dicta que la amistad es una relación afectiva que se puede establecer entre dos o más individuos, la cual están asociados los valores de lealtad, solidaridad, incondionalidad, amor, sinceridad, compromiso...

Para saber realmente con quien mantienes una verdadera amistad, solo hay que pensar un segundo en la primera persona que te viene a la cabeza y te trasporta a los buenos momentos que has vivido y vives con esa persona.
Aquella persona con la que siempre te surgen planes a corto y a largo plazo, la que te hace poner algo de cordura a situaciones y momentos importantes en tu vida, que te dice cuando no estamos haciendo lo correcto exponiendo sus premisas.
La persona con la que compartes tus aficiones, con la que ries de alegría porque algo bueno ha pasado, con la que lloras en el hombro por situaciones que te dañan el corazón, esa persona que te brinda el apoyo y el ánimo que en ese momento necesitas, con la que celebras cumpleaños invitando a esa persona a parte, porque para ti es especial, además de celebrar subidas de sueldo, cuando te ayuda a hacer la mudanza, a perderse con el coche cuatrocientas mil veces, aquella persona que sin ser psicólogo o psicóloga tiene un máster en ti y se pone las pilas para ser la mejor en esa profesión..., la persona con la que chocas los cinto y siempre sale mal, repitiéndolo dos veces más.. al fin y al cabo, a tener unos lazos inquebrantables.

La persona que hace de tripas corazón, para acompañarte a un concierto que no la gusta, pero que por ti lo hace o que te acompaña a los partidos de baloncesto o te acompaña a 600 km de distancia para ver a otro amigo, la que escucha dos veces el mismo tema sin protestar.

Hay amistades que no hace falta verse todos los días, sabes que si pasa algo, allí estarán. Hasta el fin del mundo y más allá. 
Además de ponerte siempre los pies en la tierra, la que está en vela para que no tengas miedo cuando estas sola en casa y escuchas ruidos raros, que se tira 2 horas de teléfono hablando contigo para que no te quedes dormida porque si no, morirás en la terrible resaca que te espera.

Escribiendo este post me he emocionando pensando en lo gilipollas que podemos ser a veces, por una gilipollez o por nada, las amistades que pareces súper afianzadas se pueden romper, pero por unas cosas o por otras, el destino te vuelve a unir después de años y años.

Yo soy quien soy, por todos aquellos interminables veranos en los que he compartido un montón de momentos en la peña, he sido ludópata junto con mi prima y amiga Alba, he aprendido la amistad verdadera de persona como las que viven en Salamanca, Ávila, Valladolid, Madrid...que aunque no nos veamos en mucho tiempo, ahí están, las ganas que tienes de que se lleguen las fiestas para poder estar en la peña sentada, tomando una copa con ellos y contando las nuevas noticias de todos.
Soy quien soy también por todo lo que aprendí de todos y cada uno de ellos, de que me guste el rock y de alguna manera indirecta, el rap. La distancia no es el olvido.

Si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia no dudes en escribir debajo de este post o a través de mis redes sociales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario