lunes, 28 de marzo de 2016

Mantenida por mi marido ¿yoooo?

Antes de entender porque mi reflexión de hoy mira este vídeo de un minuto para ayudarte a comprender el post.


Ha triunfado el dinero por encima del aspecto. Así es como acaba el vídeo.

Ahora yo en debate conmigo misma y con mi portátil, además de haberlo comentado con Laurart este vídeo llego a una pregunta...¿podría vivir mantenida? La respuesta en este caso no es ni sí ni no.

A continación propongo dos supuestos:

El primero se trata de si mi marido tuviera dinero y yo no trabajase, ya él gana suficiente dinero para mantenerme a mi y mis dos hijos. Mi marido me da una tarjeta de crédito y yo a vivir la vida.
Al principio creo que no la usaría y que él trabaja mucho para que yo derrochara el dinero en caprichos. Pero al final lo que ahora es un capricho, por ejemplo, comprarme un vestido, con la VISA en la mano, al final sería ese mismo capricho todas las semanas.
No miraría el dinero, en vez de irme a cenar con Laura al McDonals todas las semanas, iríamos a un restaurante, total..."paga mi marido".
Se da el caso de que esa vida para mi es aburrida, sin hacer nada y que me mantuviesen...lo mismo me acostumbraría a esa vida, solo a encargarme de mis supuestos hijos, que mi máxima preocupación fuera si la piscina está en un estado optimo para darme un chapuzón.
No me lo imagino, además que mis padres no me han educado para ser una mantenida y sobre todo, siempre sacarme yo las castañas del fuego.

El segundo supuesto se trata de si en vez de mi marido fuera el que traería el dinero a casa, fuera yo, trabajando en mi propia empresa.  Él en casa rascándose los huevos a dos manos, sin hacer absolutamente nada, gastándose en el dinero que tanto me cuesta ganar, mientras yo a trabajando de sol a sol, sin ver a mis dos supuestos hijos. Acabaría en divorcio lo más seguro.
Al principio no me importaría o eso pienso...que al principio sería todo ideal y de color de rosa, pero con el paso del tiempo eso tiene que salir por algún lado.

Conclusión, ni una cosa, ni la otra, mis dos supuestos son muy extremos, además que no me muevo en ambientes de dinerales y soy una persona normal, con unos valores muy buenos que me han enseñado mis padres, la famosa frase de: "quien algo quiere, algo le cuesta". Nunca me he fijado en el dinero, solo en las pequeñas cosas de la vida. Solo me gustaría hacer un viaje en el que no tuviera que mirar el dinero.

NO soy una mujer florero, que mira al marido por el dinero que tiene, no por la persona en sí, además mi futuro marido no quiero que me mire por mi físico, porque una vez que eso desaparece, se buscaría a otra más joven y más guapa. El ser mantenido es más una relación comercial y física, que personal y espiritual, preocupa más la imagen y la billetera, que la persona en sí.

Si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia u opinas diferente a mi no dudes en escribir debajo de este post o a través de mis redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario