viernes, 6 de abril de 2018

Buscando un porque

Hace muy poco tiempo decidí confiar en una persona, la cual, desde el primer momento me dio muy buen palpito.


Bueno...para empezar, me han dado tantos palos en la vida que no confío en nadie, tengo muchas barreras y ese miedo a darme otro tortazo con las personas nuevas que quieren entrar en mi vida, pues hace que lo tengan bastante complicado a la hora de conocerme.

Siempre tengo la guardia puesta y a veces, en vez de barreras, son muros. En el mes de diciembre conocí a una persona que la dejé entrar a mi vida bajando la guardia, me fié de mi instinto y deje que entrara, llevo solo 4 meses de amistad y la verdad, que no me ha ido nada mal.

Conversaciones absurdas, cultas, de trabajo, de la vida cotidiana, risas, lloros, apoyos,  todo eso comprimido en tan pocos meses y parece que la conozco de años y años. Nos sale hablar de temas, que quizás a otras personas, de años y años no se las cuentas. 

Al igual que a esta persona la he dejado entrar, ella también a mi, porque sus palos también se ha llevado. 

Hoy me ha realizado una pregunta, ¿Que viste en mí para dejarme entrar? 
Sinceramente, no he sabido contestar con datos ni nada parecido, simplemente he dicho...instinto 
Tres horas más tarde, sigo pensando lo mismo. 

Estoy dando vueltas y vueltas a la cabeza, y siempre llego a la misma conclusión, no hay explicación. Solo se me ocurren cosas como si en otra vida yo era su madre jajajaja

Seguro que os ha pasado esto alguna vez, ¿A qué conclusión habéis llegado? 

¡¡ Que alguien me cuente su experiencia please!! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario